martes, 11 de agosto de 2015

DE ÁVILA, TERESA, LA IGLESIA Y EL SEÑOR



De todo esto quiero hablar en estas líneas. Porque todo ello ha acontecido el pasado fin de semana en el Encuentro Europeo de Jóvenes. Ha sucedido en Ávila, en torno a santa Teresa, en el seno de su Iglesia, con el cuidado de Dios. 



El grupo aventurero formado por catorce miembros partió de Ciempozuelos el viernes 7 a media tarde. El destino era Narrillos de San Leonardo, apenas a 4 kilómetros de las murallas abulenses. Allí nos esperaban Adolfo y Caty, los primeros rostros de la Iglesia madre que acoge a sus hijos. Recibir a catorce en casa es mucho recibir. Pero quien tiene el corazón grande lo tiene más fácil; parece que sale solo. 






Una vez instalados -chicas en la buhardilla, chicos en la huerta- nos dirigimos a la ciudad. Allí nos aguardaban varios miles de jóvenes venidos de toda España que se disponían a… pasarlo en grande. Música disco y de pachanga sorprendió a más de uno, que creía que ser cristiano y divertirse de verdad eran incompatibles. Y nada de eso. Fiestón con mucha alegría y nada de sustancias añadidas. El humorista Santi Rodríguez nos dejó la sonrisa en los labios; El P. Damián combinó pop actual y cantos espirituales; Merche hizo las delicias de los asistentes… Y la cosa seguía, pero nos retiramos. El sábado prometía, y había que descansar. La noche -más fresquita para ellos que para ellas- pasó rápido. La mañana nos aguardaba.




video



El sábado 8 nos tenía reservados muchos regalos. Después de un aseo de campaña y un desayuno ligero regresamos a las murallas. La Iglesia de Santiago nos abrió sus puertas, y en ella D. Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba, se dirigió a los jóvenes que llenaban la Iglesia con claridad y hondura. Nuestros muchachos no están acostumbrados a escuchar a doctores en teología, pero a d. Demetrio le entendieron. La catequesis por grupos que siguió a las palabras del Obispo así lo demostró, pues los chicos fueron sacando todos los temas tratados: La oración según santa Teresa en sus varias modalidades; la importancia de elegir bien los amigos; el valor del cuerpo y la sexualidad; La vocación y la misión de María en la historia, y la de la mujer, y la de cada uno…








La Misa puso el colofón a la mañana, pues pudimos comulgar a Aquel de quien Sta Teresa y d. Demetrio nos habían hablado tan hermosamente. Y de la Misa a la mesa… o en este caso, al césped. En uno de los jardines de Ávila encontramos el lugar perfecto para comer nuestros bocadillos, mientras dos de nuestros jóvenes -mitad por la emoción, mitad por el pavo- paraban a cuantos se cruzaban para espetarles un simpático “Sonríe, Dios te ama”. Yo les reté a que lo hagan en Ciempozuelos, con sus amigos… Ya veremos si se atreven.




La tarde -después de un café y un juego de mesa- nos regaló un bellísimo taller de oración de la mano de las Agustinas de la conversión. La dulzura de sus voces, y sus rostros, y sus gestos. La convicción de sus miradas. Sus hermosos cantos, la verdad de sus palabras, de sus vidas… Cada parte y el todo. Fueron 90 minutos de estar con el Señor, de aprender a estar con Él, de buscarle, de alabarle, de gozarle… Para unos cuantos, también de llorarle.




video



El convento de San José -primera fundación de la reforma teresiana- nos esperaba. Una de las jóvenes de nuestro grupo nos dio una somera explicación del edificio, su historia y su importancia. Un gentil voluntario y una sencilla representación teatral complementaron el marco, para ser conscientes de la relevancia de aquel primer palomarcico. Y que todo empezara con cuatro monjas no deja de ser llamativo. Dios hace las cosas a lo grande, pero le gusta hacerlo a partir de lo pequeño. Es su estilo.



La Casa de la Santa y la Feria de las vocaciones completaron el itinerario intramuros. En este último lugar los jóvenes pudieron gustar someramente la formidable creatividad del Espíritu Santo, que regala carismas a su Iglesia para embellecerla y capacitarla a fin de que sirva el mundo… Este mundo difícil al que Dios ama. La tarde concluyó en el magno monasterio de la Encarnación, con sus 500 años de historia a la espalda, algunos de ellos bajo la guía de santa Teresa. 




Y llegó la cena -sencilla pero no menos necesaria- y después la vigilia de oración. Ésta se compuso a partir de palabras de santa Teresa, con la imagen de la santa realizada por Gregorio Fernández de fondo, y un crucifijo “muy llagado” que la acompañaba; Después, el fuego de las velas, o la luz de los móviles en su defecto; el Evangelio, el silencio y los cantos, las acertadas palabras de Mons Novell y el santísimo Sacramento al final; éstos fueron los elementos. Y los jóvenes permanecieron dos horas en oración en el mismo lugar donde la noche anterior saltaban y gritaban. Así, creo yo, debe ser la cosa: jóvenes para divertirse a tope, jóvenes para estar con Dios más a tope. La vigilia terminó más allá de medianoche, y el sueño nos esperaba.



Con la Eucaristía dominical pusimos la guinda al Encuentro. La invitación a estar unidos al Señor, a alimentarse del “Pan de Vida”, a celebrar con la Iglesia, a salir al encuentro de los hermanos…  Es decir, la invitación a imitar a santa Teresa en su amistad con Cristo fue la conclusión más lógica, la que ahora toca renovar cada día. 



Esta es mi crónica somera del Encuentro Europeo de Jóvenes. Apenas he mencionado la multitud de pequeños encuentros que jalonaron el fin de semana, y que hicieron verdadero el nombre del evento. Tampoco me he detenido a relatar las experiencias interiores de los peregrinos de Ciempozuelos… Creedme si os digo que han sido más hermosas aún que las que apenas he descrito. Las mejores cosas quedan entre el alma y Dios. Y a veces uno tiene el privilegio de ser testigo de ello… e instrumento. Gloria a Dios. 






Todo esto -y mucho más- sucedió en Ávila, en torno a santa Teresa, en el seno de su Iglesia, bajo la mirada del Señor. En este escenario sólo pueden acaecer experiencias así, y las más bellas que se quedan por contar. Quizá en el próximo Encuentro… 


miércoles, 31 de diciembre de 2014

SINCERAMENTE AGRADECIDO, SERENAMENTE PREOCUPADO.

Para los cristianos cada año tiene una marca indeleble de nuestro Señor. Está tan presente, y a la vez tan escondida, que apenas reparamos en ello. El dígito del año en cuestión nos remite a la encarnación del Hijo de Dios, al momento de su nacimiento. Y desde entonces, lo temporal ha sido asumido y abrazado por lo eterno, de tal modo que podemos vivir cada instante en plenitud uniéndolo al Señor del tiempo y la eternidad. Por eso celebramos un nuevo año y agradecemos el que termina: porque han sido -y serán- regalos de Dios para llevarnos a Él.



El 2014 ha rebosado de Sus dones. La pena es que vivimos tan rápido que con dificultad asimilamos suficientemente lo que nos concede. En mi caso hay una doble circunstancia que acentúa este limitación: soy sacerdote y soy primario. El primer elemento implica que cada semana, cada jornada, está llena de las huellas de Dios, plasmadas en una sencilla y hermosa Eucaristía, en una sincera confesión, en una reconciliación familiar, en una conversación esperanzadora, en una conversión, en muestras constantes de fe, esperanza y amor… Lo de ser primario implica que vivo el momento con gran intensidad, pero que me cuesta que las experiencias dejen su huella en mí. Vamos, que de vez en cuando repaso mi Facebook y digo: “anda, es verdad, si me pasó esto que fue estupendo…” Y con otras muchas realidades, más profundas y valiosas, que uno no comparte en Redes Sociales, también me sucede. Espero que en el Cielo tengan un archivo con todas ellas, porque me encantará revivirlas, si Dios tiene a bien acogerme en su Reino.



Con todo esto, 2014 ha sido el año en el que he recibido Ejercicios Espirituales de mes, a imagen de la experiencia original que ideó san Ignacio de Loyola. Un regalazo de Dios. Ha sido el año de comenzar mi colaboración en el micro espacio de Radio Nacional “Alborada” para dar los buenos días a España desde el Cerro de los Ángeles una semana al mes. Junto a ello, he continuado la labor de difundir tanto bien que siembra el Señor por medio de los espacios religiosos de Cope y mi querido “Rompiendo Moldes” de mi querida Radio María. Es periodismo, es comunicación, pero es mucho más: es comunión, es alegría, es evangelización… es estupendo (espero que los oyentes piensen lo mismo…)




2014 ha sido el año del iCongreso de iMisión. Aquí la cosa es ponerle “i” a todo ; ) En realidad no es la “i” lo que hace muy hermoso este proyecto, sino que es el Señor encarnado en su Iglesia, que es Su Cuerpo, Su Esposa, su Presencia en medio del mundo. iMisión es otro regalo. Es el deseo de Dios de vivir en los hombres y darles vida lo que nos hace -primero- acoger el don y -después- compartirlo; en nuestro caso en este espacio vital que se llama internet, y que cada vez es más vital y más espacioso. Pues allí hemos querido plantar la semilla, compartir el Evangelio, y resulta que había mucha gente deseando hacerlo, y nos hemos lanzado. Recientemente hasta nos han dicho “¡Bravo!” desde la Conferencia Episcopal, y hemos tenido nuestros minutos de gloria (en realidad horas) en Twitter, con un hermoso Trending Topic a favor de nuestros hermanos cristianos perseguidos y desplazados en Irak.  








2014 ha sido el primer año completo en la Parroquia de Ciempozuelos. Y ha habido muchas cosas, cito algunas: El Centenario de la muerte de san Benito Menni -Hno de san Juan de Dios-, cuya biografía he leído este verano, y estoy esperando que hagan la película de este gigante de la caridad. El 150 aniversario del inicio de la obra en favor de las mujeres en prostitución llevada a cabo por las Oblatas del Santísimo Redentor, fundadas también en Ciempozuelos, al igual que las Hospitalarias del Sagrado Corazón, hijas espirituales de Menni. La llegada desde Argentina de las religiosas Mater Dei para habitar el antiguo convento de las Clarisas. Han llegado seis religiosas pero parecen sesenta… En realidad hablar de la pastoral en la Parroquia de Ciempozuelos me llevaría mucho, hablar de la entrega de sus sacerdotes, de la generosidad y entrega de sus catequistas, voluntarios, visitadores… el testimonio de sus hermandades, la fuerza de las comunidades neocatecumenales, la fe de los enfermos que visitamos, y la conformidad de los ancianos que visitamos en las residencias; la esperanza de las familias que viven el Evangelio, y la alegría de los tantísimos niños y adolescentes que acuden a nuestras catequesis… fecúndalo todo Señor.



2014 ha sido el año de casar a buenos amigos, de bautizar a hijos de buenos amigos, de retomar el contacto con viejos amigos, de luchar por querer más y mejor -aunque sea en la distancia- a los Grandes Amigos, aunque no siempre sabe uno… Dar la bienvenida a este mundo a Juan ha sido una doble alegría: la común por todos los niños, y la que implican las extraordinarias circunstancias en las que ha logrado llegar hasta aquí. Vamos, lo que llamamos milagros, o casi. Gabi, Jorge Jr, Mauro, Rocío, Delia, Leonor… bienvenidos. Cuánto bien nos hacéis!






2014 ha sido el año de la foto de la chica del Atleti rezando, por el que nos hicimos medio famosos los dos; bendita anécdota por la que he conocido ha una chica fenomenal, y ella un poco más a nuestro Señor. Ha sido el año de acompañar a una Ovejilla excepcional, que le falta mirarse como le mira el Pastor. Ha sido el tiempo de ver ordenar diáconos y sacerdotes a jóvenes muy valiosos y muy queridos. Miguel, Edu, Teo, Josema, Tin, Merino, Dani, Joe, Andrés y Carlos. ¡Qué grandes! Qué bien que el Señor sigue dando obreros a su mies. ¡Ojalá sean muchos y santos! Ha sido el momento de ver llegar a mi abuela a los 90, y celebrar tantos años, tanta vida, y tanto amor. Ha sido también la ocasión de ser por vez primera padrino de Confirmación, con la alegría y responsabilidad que ello conlleva… y que espero sea para bien de Sonia.




Por último, ha sido el año de decir adiós -es decir, de poner en manos de nuestro Creador- a personas muy valiosas. La última, la más reciente, Cristina Altieri. Una mujer de una alegría y una fuerza arrebatadora, a la que Dios ha ido atrayendo hacia sí, y haciéndola semejante a Él por el amor. Conforme crecía en fe el cáncer la iba debilitando. Venció la fe, aunque no perdió el cáncer. En Cristo ponemos nuestra mirada y a Cristina, y a su esposo hijos y amigos. En Cristo nos ponemos todos.



Si alguno ha llegado pacientemente hasta este punto del texto, sabrá por qué se titula “sinceramente agradecido”. Sobran motivos para dar gracias a Dios, y a tantas personas, por este año 2014, y eso que estoy seguro de que me he dejado un montón de cosas en el tintero. Por tanto, por todo, gracias Señor. 

Los motivos de mi “serena preocupación” los tengo que dejar para otro momento, pues la cena de Nochevieja espera. Los 108.690 abortos legales en España en el 2013 -recientemente publicados- son otros tantos motivos de indignación y tristeza. Pero no son los únicos. La indiferencia de tanta gente ante este tema -¡TANTA GENTE BUENA!- hiere el corazón. También el silencio o la pasividad ante la persecución -por no decir exterminio- de cristianos en Siria, Irak, Nigeria, China, Korea… allí donde la ideología marxista-atea o el islamismo radical imponen su ley. Pero también me preocupan -¿más que los “Podemos”?- los “prosistema” idólatras del mercado que envenenan con la ideología de género -y todo lo que conlleva- mentes y corazones de niños, jóvenes y adultos por medio de leyes y “circo”, que se puede traducir en “sálvames” y decenas de formatos clónicos. Vivir en este ambiente de cultura superflua e individualista no nos va a salir gratis. Ya estamos viendo su coste en la familia, en la nación o en la educación, pero la factura no ha terminado...  



Sin embargo, lo que me preocupa de verdad es la respuesta auténtica que pueda dar la Iglesia a este mundo que se rompe y que rompe a la persona. Y que no es automática, sino que depende de la libertad, verdad, fe y entrega valiente con la que los cristianos respondamos a las circunstancias presentes, que son de traca. Ojalá estemos a la altura. 




El que ha estado a la altura -“ayer, hoy y siempre”- es Jesucristo, Rey del tiempo y la eternidad. Por eso mi preocupación -a pesar de todo- es serena. A Él le damos la gloria en el 2014, en el 15, y por los siglos de los siglos. 

Amén.


Santo y feliz 2015, Año de la Redención.    


sábado, 18 de enero de 2014

BUENOS DÍAS CON ALEGRÍA. SÁBADO 18 DE ENERO

Alborada. 18-1-2014. RNE 

"Buenos días querido oyente, saludos desde el Cerro de los Ángeles, en Getafe.

Hoy es el cumpleaños de un gran amigo, compañero durante los estudios de periodismo y en mil aventuras de la vida. De estas personas con la que estableces unos lazos tan fuertes que vives como tuyo lo que a él le sucede, y viceversa. Estoy seguro amigo oyente de que sabes de qué estoy hablando, y que ahora mismo estás pensando en una o varias personas con las que te une algo parecido. Hoy quiero hablar en esta breve reflexión de la importancia de los lazos.

La última lazada que me ofreció este amigo, hace apenas unos meses, fue la de ser padrino de bautismo de su primer hijo. He bautizado en mi corta vida sacerdotal a varias decenas de bebés y a una veintena de niños, pero nunca había apadrinado a ninguna criatura, y está siendo un gran regalo; espero que para el pequeño Bosco también lo esté siendo.



¿En qué consiste exactamente el regalo? En saber que alguien cuenta contigo -los padres- para realizar una de las tareas más apasionantes de la vida: introducir en la realidad a un niño que Dios ha traído a la existencia. Cuidarle, protegerle, educarle, enseñarle a hablar, y a caminar, y a caerse con cuidado, y a levantarse después, y así casi hasta el infinito. Y sobre todo, lo más importante, se trata de amarle, creo yo.

Pero además de los padres, alguien más cuenta conmigo: el pequeño en cuestión, que poco a poco, según pasen los años, sabrá que estamos aquí, y que queremos estar aquí siempre. Y por último, o quizá en primer lugar, también Dios ha querido contar con nosotros, para que nos custodiemos mutuamente, para que lleguemos a Él.

Hoy es un buen día para recordar los lazos que hemos trabado a lo largo de la vida, para reforzarlos, para ser delicados con ellos. Es un buen día para alegrarnos de que alguien cuenta con nosotros, y de renovar nuestra vocación de amigos, de padrinos. Feliz sábado."

viernes, 17 de enero de 2014

BUENOS DÍAS CON ALEGRÍA. 17 DE ENERO.

Alborada. 17-1-2014. RNE.

"Buenos días querido oyente, saludos desde el Cerro de los Ángeles, en Getafe.
Hoy celebramos a san Antonio Abad, también conocido como san Antón, uno de los primeros monjes de la historia y uno de los santos más populares por ser el patrono de los animales. En su honor voy a compartir con vosotros una historia protagonizada por nuestros queridos animales de compañía.

Resulta que en un pequeño pueblo existía una gran casa prácticamente abandonada. Nadie había entrado en ella en mucho tiempo. Hasta que se acercó un cachorro que buscaba refugio del intenso calor. Entrevió una rendija y por ella se coló en la gran casa. Subió por la escalera y cuál no fue su sorpresa al encontrarse frente a sí con mil perrillos semejantes a él que le miraban. Nuestro protagonista comenzó a mover la cola y a levantar las orejas, y los mil perrillos hicieron exactamente lo mismo. Se quedó encantado cuando, instantes después, todos esos cachorros reían y ladraban al mismo tiempo que lo hacía él. Y se marchó feliz por haber descubierto un lugar tan acogedor, dispuesto a regresar a la primera oportunidad.




Pocos días más tarde se topó con esta misma casa otro cachorro que también buscaba refugio, que entró por la misma rendija, y subió por la misma escalera, accediendo a la misma estancia. Efectivamente, allí se encontró, frente a sí, con mil perrillos que le miraban con la misma sorpresa que él tenía. Se asustó, y vio cómo también ellos se asustaban. Se sintió amenazado, y gruñó, y obtuvo exactamente otros mil gruñidos. Lo que le llevó a ladrar airadamente, a la vez que recibía un millar de ladridos. Desencantado, salió inmediatamente de la habitación, lamentando haber encontrado un lugar tan desapacible, y unos perros tan agresivos y desconfiados. Lo que no vieron ninguno de los dos perros fue el cartel que presidía la entrada de la casa donde podía leerse: la casa de los mil espejos. La moraleja del cuentecito no hace falta explicarla, ¿Verdad? Feliz viernes."

jueves, 16 de enero de 2014

BUENOS DÍAS CON ALEGRÍA. JUEVES 16

Alborada. 16-1-2014. RNE.

"Buenos días querido oyente, saludos desde el Cerro de los Ángeles, en Getafe.

Buena parte de nuestro tiempo y nuestra reflexión la dedicamos a programar las cosas que vamos a hacer y a pensar cómo llevarlas a cabo. Ayer mismo, en este espacio, hablábamos de los propósitos para el año 2014, y seguro que no hemos sido los únicos en tocar este tema. 

Hoy quiero proponerte una frase para comenzar el día -o para seguir con él si eres muy madrugador- que contrasta con ese afán que todos tenemos por controlar las cosas, por planificarlas y prevenir las posibles dificultades. La usa con cierta frecuencia mi amigo Pablo Esteve, y creo que puede ayudarnos. Se la he oído decir en varias ocasiones, en situaciones difíciles, cuando después de hacer todo lo que está en su mano, con tranquilidad de conciencia y bastante confianza pronuncia más o menos solemnemente: “sólo un imprevisto puede salvarnos”.



En la vida no estamos solos. Hemos venido a la existencia porque Alguien con mayúscula nos ha traído, y lo hemos hecho en el seno de una familia, donde hemos tenido la dicha de tener una madre y un padre, probablemente también hermanos. Pero además, en el camino hemos hecho amigos, hemos conocido compañeros de colegio, de equipo, vecinos... Después, colegas de trabajo, de universidad. Lo dicho, no estamos solos. Recuerda que puedes contar con su ayuda, que están ahí precisamente para eso. Pero si ni siquiera a ellos se les ocurre cómo echarte un cable, prueba a recurrir al Señor del azar, el que está detrás de toda causalidad y de toda casualidad, si es que existen. Total, no perdemos nada, y lo mismo resulta que mi amigo tiene razón, que el imprevisto sucede, y que nos salva. Feliz jueves."

miércoles, 15 de enero de 2014

BUENOS DÍAS CON ALEGRÍA. MIÉRCOLES 15.

EL lunes 13 de enero de 2014 comencé una pequeña colaboración en Radio Nacional de España. El microespacio se llama "Alborada" y viene a ser como un "buenos días con alegría"; la cosa está en encontrar los motivos para la alegría, para la esperanza, para sacarle a la jornada todo su jugo. En eso estamos. Se emite por el 92.1 (creo) y vía internet en www.rtve.es a las… 5.55 de la mañana… Así que iré compartiendo en este blog -al menos hasta que estén disponibles los podcasts- los comentarios matutinos. 

Alborada. 15-1-2014. RNE.

"Buenos días querido oyente, saludos desde el Cerro de los Ángeles, en Getafe.

Tengo un buen amigo que le encanta dibujar viñetas. Se llama Patxi Bronchalo (@Patxibronchalo), y es un joven sacerdote. Hace unos días publicó una muy interesante que puede sernos de ayuda. Imagínate la escena: aparece un hombre con una lista bien larga en su mano derecha. El protagonista, sonriente, se alegra porque -por fin- ha concluido su lista de propósitos para el nuevo año. Unas líneas más abajo añade estas sencillas palabras: “esta lista se parece mucho a la del año pasado...”



A lo mejor no es al único al que le pasa algo parecido. Quizá también tú te has animado a hacer una listita de propósitos para el año que acaba de empezar. Y lo mismo tú también repites -una vez más- lo de dejar de hacer las dos o tres cosas que sabemos que no nos convienen -pero que no son tan fáciles de finiquitar- e intentar lanzarnos a aprender este idioma que tantas puertas abre, o a practicar ese deporte que tanto bien me puede hacer.

Te planteo lo siguiente. ¿Cómo verías preguntarle a alguien que te conozca bien y que te quiera de verdad qué es lo que más te conviene para este 2014? Si eres creyente, no le des más vueltas: pregúntale a Dios, que no hay nadie que te conozca y te ame más que Él. Podría ser algo así: A ver Señor, ¿Qué propósitos tienes para mí este año? Seguro que te sorprende.


Y tanto si crees como si no, seguro que tus padres, o tus hijos, o tu esposo o esposa, o tu amigo barra amiga del alma te puede decir un par de sugerencias de interés. Ya me dirás si ha sido provechosa esta propuesta. Feliz miércoles."

martes, 14 de enero de 2014

BUENOS DÍAS CON ALEGRÍA. MARTES 14

Este lunes 13 de enero de 2014 comencé una pequeña colaboración en Radio Nacional de España. El microespacio se llama "Alborada" y viene a ser como un "buenos días con alegría"; la cosa está en encontrar los motivos para la alegría, para la esperanza, para sacarle a la jornada todo su jugo. En eso estamos. Se emite por el 92.1 (creo) y vía internet en www.rtve.es a las… 5.55 de la mañana… Así que iré compartiendo en este blog -al menos hasta que estén disponibles los podcasts- los comentarios matutinos. 

Alborada. 14-1-2014. RNE.

"Buenos días querido oyente, saludos desde el Cerro de los Ángeles, en Getafe. Te propongo que saquemos aún algunas lecciones de la Navidad que acabamos de vivir, y que pueden iluminar, hermosear, nuestro día a día. 

Estoy seguro de que en casa, o en el trabajo, en la televisión o en algún escaparate hemos contemplado los días pasados alguna imagen del Belén. Es un clásico desde que al gran san Francisco de Asís se le ocurriera representar en vivo ese Misterio. Lo tenemos todos en la mente, en la imaginación: el Niño Jesús recién nacido acostado en un pesebre, vestido con un pañal; la Virgen María recostada junto a él, o sentada a su lado; de pie, cerca, san José; el decorado extra es muy variado: la mula y el buey en el establo, los pastores con sus animalillos, y el resto de personajes más o menos tradicionales. Ésta es la escena. 


Belén artesano obra de Enrique Bernardo Carrera (Ciempozuelos)

Romano Guardini -un escritor alemán de origen italiano del siglo pasado- se preguntaba cómo era posible algo semejante. Escribía así: “Que Dios haya salido de la eternidad para entrar en lo temporal y caduco, que haya cruzado el umbral de la historia, no puede ser comprendido por ninguna mente humana. Un amigo me dijo unas palabras gracias a las cuales acerté a comprender mucho más que mediante la simple reflexión. Me dijo: “el amor hace cosas así”.


Creo que es verdad, querido oyente. El amor hace cosas así. Mira en tu vida y descubre cuántas veces has protagonizado un gesto gratuito, incluso desproporcionado, desmedido, de afecto, de generosidad. O cuántas veces has sido receptor de un signo así. Una ayuda inesperada en el trabajo, un vecino que nos socorre, o más aún, un extraño que nos trata como de la familia. Lo mejor de todo es que se trata -sin duda alguna- de las experiencias más valiosas de la vida. Qué alegría saber que el amor hace cosas así. Feliz martes."